martes, 12 de febrero de 2013

La otra bravura.

Es indudable que la nieve ha dejado preciosas instantáneas en tierras de Luesia (Zaragoza), pero también ha ocasionado grandes dificultades para los que dedican todo su esfuerzo en la crianza de los santacolomas maños. Y es que los toros, no entienden de días festivos ni de adversidades climatológicas cuando de comer se trata. O por lo menos así se entiende en la ganadería Los Maños.

Continuar por los escarpados cercados de la finca, se hace imposible para las máquinas debido a la nieve y el hielo. Así que, no queda otra que andar metros y metros de cercados con los sacos de pienso al hombro, para que los toros puedan comer y sigan rematándose en el duro invierno de "Vistahermosa".

Un bravo esfuerzo que, sin duda alguna, deja evidentes muestras de una pasión y afición desbordante por el Toro.