miércoles, 16 de agosto de 2017

miércoles, 2 de agosto de 2017

Mirada al ayer.


"Zamorano", nº43. Utrero lidiado en la Plaza de Toros de Andorra (Teruel) el 9 de septiembre de 2013.

viernes, 28 de julio de 2017

La casta, y la suerte.

Un océano de emociones por albero, Valencia. La suerte una montaña rusa, caprichosa para todos, ...y es que hay toros que también la tienen mala. La suerte, digo. Novillada de triunfo, y de carné. Bien presentada, variada y noble. De premio. Encastados, y la terna también. De mano baja, cabeza fría y corazón caliente. Sin regalar nada pero importante cuando se le hicieron las cosas bien. De distancia, esa que nadie parece ver o entender, y que este toro pide y exige. Con movilidad a favor de colocación, engaño perceptible y ligazón; de lo contrario cualquier toro, el bueno y el malo, se para y termina por aburrirse. Y yo también.

Valiente como siempre y templado como nunca Jesús Chover en su primero. De estreno el terno, la ilusión. El puntillero y los descabellos, un borrón. Aroma a todo o nada en su segundo, a última tarde. Sin perder la sonrisa aun cuando la profesión no te devuelve lo que le das. A cambio, ni un reproche. Lidia y entrega. Moneda al aire ante un novillo enrazado, a favor de tauromaquia. Rodillas en tierra allá en la boca de riego, a donde confluyen los bravos. Afrenta a la razón que la oportunidad exige. Lo sabe, y le honra. Era de triunfo, novillo y novillero. Salió cruz.

Como cruz salió la rúbrica de Ángel Sánchez a una faena de naturales caros, de los que cuentan y quedan. Oficio a pinceladas. Templó y ligó, con remate. De media salida a hombros hasta que en la suerte suprema, recto él y recto el novillo, asomó el frio hule.

Jorge Isiegas se quedó solo. Pechó con los suyos y dos más. Con ganas y sin bagaje. Un trago. Nuevo en casi todo, si, pero de ahí a ponerle pegas a la novillada sería empezar a llenar de excusas demasiado pronto el esportón. Desconfiado y aliviándose en exceso. El cacho en La Albufera, y la Puerta Grande de par en par. Terminó mejor que empezó. A más, sobreponerse se llama. Tuvo mérito, pero quedo todo en un casi con el beneficio de la duda escénica y del infortunio de la tarde.
 
"...leída la reseña, poco menos que un parte de guerra, cabe pensar que los novillos de Los Maños, ganadería debutante en esta plaza, fueron poco menos que fieras corrupias o el toro del aguardiente. Si lo piensan, se equivocan. Fue una excelente novillada en presentación y juego, con los problemas propios de los toros encastados con los que no te puedes descuidar. Unos parecieron más bravos que otros frente a las plazas montadas, pero llegados al último tercio embistieron con nobleza y humillación", firma José Luis Benlloch en el periódico Las Provincias. 
"Las reses de Los Maños, de encaste Santa Coloma, varias aplaudidas en el arrastre, tuvieron movilidad y casta, con el riesgo que eso supone", firma Andrés Amorós en el periódico ABC.

 
"La novillada de Los Maños, debutante en Valencia, tuvo interés. Hubo novillos para todos los gustos, aunque primero, segundo y sexto, fueron con diferencia los de mejor nota para el torero. Excelentes los tres", firma Vicente Sobrino en el periódico El País. 
"Bien presentados, serios, encastados y de buen juego en general", dice aplausos.es 
"Novillos de Los Maños, encastados y bravos en líneas generales. El novillo lidiado en segundo lugar fue ovacionado en el arrastre", firma Juan Enrique Torralba en mundotoro.com

"...solo queda felicitar al ganadero por la novillada, un verdadero placer para los aficionados, bien presentada, con hechuras, encastada, brava en el caballo y con acometividad", firma Antonio J. Merchán en opinionytoros.com